viernes, 30 de enero de 2015

UN POQUILLO DE ENVIDIA.....



Hola a todos. Que la envidia es mala, es un hecho que nadie pone en duda y nadie cuestiona, y menos yo y aún encima dejarlo aquí escrito para la historia. Lo que os decía, es mala, muy mala y muchas desgracias ha traído este gran pecado capital a lo largo de la historia, guerras, muertes, asesinatos, traiciones, robos, corruptelas..... vamos que lo que es, es, y esta es mala y punto pelota, pero chicos y chicas....¡¡¿qué queréis que os diga?!! en ocasiones la siento y la padezco. Los gallegos tenemos un pequeño problemilla con Galicia. Se trata de esa continua amenaza de goteras que cierne sobre nuestras cabezas, y es que es cierto, aquí llueve, y llueve mucho, eso es una realidad incuestionable. Los gallegos según vamos creciendo nos vamos adaptando y acostumbrando a convivir con nuestra querida compañera de carreteras y trabajos Don Chaparrón y Dña. Tormenta. Nos criamos y educamos en la duda continua, no de si subimos o bajamos, que eso lo tenemos claro todos, digo yo, o eso creo, bueno no lo se, pero lo que si se, es que nos educan para tener la pregunta diaria mañanera de ¿hoy parece que lloverá? (podemos incluir el no delante de lloverá para preguntar en negativo). Y si, como decía la canción sobre miña terra Galega, "donde la lluvia es arte.... y Dios se echó a descansar", esto es una realidad, en Galicia la lluvia, también es una maravilla, y para tener nuestro paraíso de color verde, necesitamos agua si o si. Pero lo que está claro es que vivimos acostumbrados a tener el líquido elemento sobre nuestras cogoteras.... que le voy a hacer, si yo, no nací en el Mediterráneo.

Pues en estas estamos, en plena temporada de lluvias y temporales, mientras escribo, veo la lluvia caer incansablemente. Uno, que ya tienes sus añitos se maneja bastante bien, con soltura, incluso me atrevería a decir con un grácil estilo por las aceras mojadas, paraguas en mano. Pero erte aquí el problema.  El que os escribe tiene hijos, niños, que como los de los demás rincones de España solo piensan en una cosa.... jugar y pasárselo bien, y es aquí, dónde, en ocasiones, me viene esa pequeña dosis de envidia. Porque con los niños si que hay una problemática importante, y es que con la lluvia casi nos vemos obligados a entretenerlos en los centros comerciales, que son esos lugares diseñados estructuralmente y psicológicamente para que entres y te gastes la pasta y encima, te venden, que puedes dejar los niños entre rejas, pero en vez de marcas en las paredes del presidio, tenemos la celda llena de pequeñas pelotitas de plástico. Pero eso a nosotros no nos va, no nos va mucho, solo en casos de extrema necesidad. Y claro, son en esos días en los que te acuerdas de otros lares donde la lluvia no es un problema, dónde los planes en familia es una realidad, podrá hacer más o menos frío, pero  sin lluvia, y esto es así. Y para mayor cabreo, mi mejor amigo, y su familia que viven por los madriles, me mandaron esto. Imagino que sabréis de que se trata, pues algo, de lo que tengo muchas ganas de probar. Te juntas con unos amigos o con la familia y te dedicas a soltar adrenalina vengándote de aquel regalo que te hizo por Navidades, o por no avisarte aquel día que tenía entradas gratis para el fútbol y quedarte bien a gusto con la tapadera de que es un juego... ¡¡¡genial!!!. Algo, que na miña terra Galega es difícil de practicar por motivos de la lluvia. También los hay, pero no a este nivel y ya tengo ganas de ir a probar este paintball.



Aunque reconocer hay que reconocerlo, la envidia es mala, a veces no es evitable. En las grandes capitales hay más museos, mas actividades, más teatros, cines, toda mayor oferta de ocio que en pequeñas ciudades como la mía, aunque poco a poco la cosa va cambiando, hay algo que aquí nunca va a cambiar, y es que llover, va a llover siempre, y mientras tanto, siempre nos quedará Madrid, o Barcelona, o Sevilla, o o o o o... Aunque no cambiaría mi querida ciudad herculina por ninguna otra, si debo de reconocer, que para mis hijos, que aún no están curtidos en el arte del caminar y disfrutar de la pluviometría, es un fastidio, para los planes exteriores de ocio, pero bueno, poco a poco se irán acostumbrando, o eso espero y deseo.

Lo que si se, es que como me sigan poniendo los dientes largos con el sitio en cuestión, que lo van  hacer, porque han amenazado con fotos, instagrames, facebuques y demases formas de fastidiar se me irá acumulando una mala leche detrás de las orejas, que cuando vaya para allá se van a enterar, mi venganza será mayor, o mejor aún, cuando vayamos pasaremos un gran día en familia y con los amigos y con la tranquilidad de que no nos caerá el gran diluvio encima, que es de lo que se trata, aunque como buen gallego, comenzaremos el día, mirando al cielo y preguntándonos... Parece que lloverá (o no) hoy.

Os animo desde aquí, estéis donde estéis, a hacer planes en familia, con los niños, y no niños, con los amigos y compañeros, disfrutando de las múltiples posibilidades que nos ofrecen nuestras ciudades y pueblos de España, que es de lo que se trata, pasar buenos ratos y crear grandes recuerdos, eso es lo más importante. Estoy acabando el post, y sigue lloviendo, pero pronto va a cambiar, fuera, seguirá el chaparrón, pero pronto, por la puerta de casa, entrarán mis dos soletes, y a partir de ahí.... a disfrutar del buen tiempo. Un abrazo


sábado, 24 de enero de 2015

QUE NO ME LLAMEN MATAPERROS



Hola a todos. Ya han pasado veinte días desde que entraron a hurtadillas con nocturnidad y con permiso tres de los más entrañables personajes de nuestras vidas. La llegada de los tres reyes de Oriente siempre trae consecuencias para los padres, siempre. Ya sea en verdaderos quebraderos de cabeza para montar esos juguetes para niños de 3 a 6 años, tan sencillos, que apenas hacen falta dos ingenierías para montarlos con algo de sentido. En ocasiones, la sobrada de piezas y la diferencia del objeto montado sobre la alfombra infantil, y el dibujo de la caja, provoca noches de insomnio, temiendo, que las más de ocho diferencias, entre el resultado a conseguir y el obtenido, provoquen reacciones en cadena que a su vez provoquen extrañas explosiones, futuros accidentes, o que, en el peor de los casos, llegado el momento, cuando el príncipe quiera salvar a su amada, y decida subir por las escaleras de la torre más alta del castillo, acabe en el calabozo subterráneo, dónde está esperando un dragón, que veinte días después de su llegada al hogar, ya carece de cabeza, pero que no pierde ninguna capacidad de engullirse al protagonista del juego, por extraño que parezca. Por lo que se avecinan terribles llantos y rabietas de la niña que lo maneja, y que ansía que los dos amados lleguen a encontrarse en tan mágica atmósfera en la que serán felices y comerán perdices. Como uno se verá imposibilitado de reparar tal avería de montaje, porque aquella pieza, que creías que no servía para nada, o por lo menos eso contestaste a tu hija, cuando en pleno montaje, una vez que creías tenerlo todo montado y bajo control, ves, como de su pequeña boca, sale un pequeño objeto plástico....¿ qué tienes en la boca? ¿qué es eso?.... no sé.... estaba ahí.... malo será (piensas)... seguro que no vale para nada.... y malo fué.

Como nos creemos siempre más listos que nuestros pequeños, le das varias opciones para solucionar, como que el dragón descabezado es bueno y le ayuda a llegar junto a su amado volando a sus lomeras. Le  intentas colar que un brujo o bruja ha encantado al príncipe y puede volar, que puede escalar montañas y paredes porque el amor le da fuerzas. Puedes incluso, si lo tienes a mano, ayudarte del helicóptero de acción, piloto incluido, que trajeron al hermano, pero en el fondo, sabes que no cuela, que al final, solo puede haber una solución, que es desmontar lo montado y descubrir dónde caraja iba esa pequeña pieza regurgitada por la pequeña. Es sencillo, solo hay que coger las instrucciones, darle la vuelta y empezar al revés, deseando, sólo deseando, que esa pieza sea del final y no del principio. Así qué, días después de saber que estaba mal montado y que has intentado colarla, vas en busca de las instrucciones, que a su vez está en la caja, que a su vez ya está camino de ser reciclada y reconvertida en caja para palillos, por lo que, si las dos ingenierías no llegaban con instrucciones, sin instrucciones y marcha atrás, el riesgo de dejar más piezas por el camino se multiplica exponencialmente, y lo único que deseas es que cuando acabe la jornada de montaje, la niña haya perdido toda esperanza de conseguir su castillo y que se acabe creyendo, que no hay mejor lugar para que una princesa pase la noche, que la rampa del garaje de su hermano, porque en caso de peligro, para subir a la planta de arriba, solo tiene que coger el ascensor, siempre que encuentre la cuerda para que se mueva, pero no hay problema, porque creo que estaba en la caja, que está en en en...... vaya vaya....

Pero todos sabemos que los niños van perdiendo la ilusión por los presentes con el paso de los días, y la vuelta a la rutina hace que la elección de sus favoritos aparquen a un lado los menos preferidos. Como unos padres no puede controlar todos los obsequios, ya que siempre aparecen los que sus majestades han ido dejando en casas de tíos y abuelos, la cosa puede complicarse mucho más. Eso ha pasado en mi casa. Los Reyes decidieron dejarles a nuestros poyuelos sendos relojes. Pero no son relojes normales, son relojes que tienen juegos y montones de historietas, entre ellas, una mascota. Si habéis oído bien, una mascota, para la niña un gato y para el niño un perro. Pero claro, el perro exige sus necesidades, hay que darle de comer, bañarlo, jugar con él, acariciarlo... y claro, el niño, pues como que no. Podría tomar la opción de ver que pasaba con el susodicho animal si no come en una semana, pero ya sabéis el realismo de éstas máquinas, y tengo miedo a la defunción del animal. Claro, ahora no hay problema, porque el reloj permanece apartado en la entrada de la casa, pero solo pensar, que cualquier día de éstos, se le acuerde el aparato en cuestión, y se tope con una caja de pino en dónde tendría que haber un simpático cánido moviendo el rabo, pues me da mucha cosa. Así que, para que no me llamen mataperros, todos los días, antes de salir de casa, le doy su dosis de alimento, de baño, de juegos y de caricias, que no se diga. La parte buena, es que no hace falta sacarlo a pasear y bolsa en mano recoger sus ciber cacolas, o por lo menos es lo que creo, aunque ahora que lo pienso, ya empieza a oler un poco raro cerca de la puerta de casa.... así que tendré que echarle un vistazo a las posaderas del chucho, no vaya a ser. Un abrazo.

miércoles, 14 de enero de 2015

¿DERECHO A BLASFEMAR?... PERO ESTO QUE ES??!!



Hola a todos. Como todo el mundo sabe, ha salido hoy el nuevo número de la revista satírica francesa Charlie Hebdo. Normalmente las tiradas eran de 60.000 copias, pero debido a la clamorosa ansia de la gente por conseguir el ejemplar, han lanzado una tirada de ni más ni menos que de 3.000.000 de copias, que ampliarán en dos millones más, para dar servicio a tanta demanda. Cada ejemplar, 3 euros y no más de uno por cliente, esas son las normas. Se ha editado en varios idiomas para varios países del mundo. La idea es más que simple a la vez que difícil, decirles a los asesinos que están perdonados, decirles, que aunque sin mostrar arrepentimiento, ellos les perdonan. Muy noble lo de perdonar a quien te ofende, agrede, intimida, asesina.... me quito el sombrero ante ese perdón, no cabe la mayor duda.

 Pero parece que no toda la sociedad está dispuesta ni a perdonar ni a olvidar, y mezquitas y lugares de culto islámicos están siendo atacados por otros descerebrados que no entienden lo que pasó hace tan solo unos días en sus casas.... odio, y el odio, solo genera más odio. Familias están siendo agredidas por ser musulmanas, y por no dudar en demostrar que lo son, porque es eso, nada de malo hay en ser musulmán y creer en el Islam. Corre el riesgo y el miedo, en la vieja Europa, de una corriente antiislámica, islamófoba. El Islam no es Al Qaeda ni el EI, nada tiene que ver con ellos, es la excusa que usan estos grupos para hacer su cruzada de asesinatos y de terror. Es muy importante dejar claro esto, los asesinos no son ni los musulmanes ni los islamitas, son simplemente eso, asesinos despiadados, para los que cualquier excusa, es buena para realizar sus crímenes contra la humanidad. Y como los terroristas, no son los musulmanes ni los Islamistas aquí viene, otra vez, el terrible problema de la libertad de expresión llevada al extremo.

 Un cartel dice en la entrada de la sede del periódico Libèration, dónde se creó éste último número, "por el derecho de blasfemar", ¿¿derecho a blasfemar??...pero esto que es??!!. La palabra ya suena mal de por sí. Pero si buscamos su acepción nos lo deja más claro todavía: Palabra injuriosa contra Dios, La Virgen y los Santos. Esto se aplica a cada religión con sus personalidades Sagradas y Divinidades de cada una. Es decir, existe el derecho de ofender a las creencias más profundas  de la gente. Hoy, la publicación en cuestión, tenía la oportunidad de arremeter contra los terroristas y solo contra los terroristas, con una sátira y una pizca de humor, pero a cambio, deciden usar la satírica contra las creencias de todos los musulmanes islamistas del mundo, ni más ni menos, todos metidos en el mismo saco. Todos sabemos que difundir imágenes del Profeta Mahoma ofende a todos los musulmanes, a todos, sin condición, no solamente a los terroristas, también a aquellos islamistas que se manifestaron en contra del cruel asesinato de los viñetistas. A lo mejor, incluso, le resultaría ofensivo al policía musulmán, que fue rematado cuando yacía tirado en la calle herido y pidió clemencia, clemencia que no encontró y fue rematado con un tiro en la cabeza sin piedad. O a lo mejor el chico musulmán, que salvó la vida a las personas en el supermercado judío... no lo sé, pero puede ser. ¿Merece la pena?, decir que todo está perdonado y volver a ofender a todos los Islamistas, yo creo que no. Poco hace falta para que estos asesinos se tomen "su justicia" por la mano, además, sabemos que pueden esperar lo que haga falta, y muy probable, después de ésta ocasión perdida, el país, su gente, sus vecinos, familiares, paisanos, amigos franceses estén otra vez en el punto de mira de la yihad.

 Me parece un acto noble, que no se si yo sería capaz de hacer, lo de perdonar a los verdugos y asesinos, lo repito y repito, no hay motivo ni justificación para el asesinato de ningún ser humano, nunca, pero la libertad de uno, debe terminar cuando empieza la del otro, cuando se ofende la del otro, cuando se ataca la del otro, cuando se insulta la del otro, cuando se menosprecia la del otro, cuando se mofa la del otro y esta libertad, incluye la de expresión. Si mañana apareciese en el telediario gente insultando y agrediendo físicamente a musulmanes, no dudaríamos en condenarlo, en llenar telediarios y de tildarlos de Islamófobos, pues queridos amigos, la blasfemia, por mucho que la quieran edulcorar, no es más que otra forma de agresión a los Islamistas, a los Católicos, a los Hindúes, Judíos.....¿Dónde está el límite?... yo lo tengo claro, pero mientras no lo tengamos claro todos, nunca podremos vivir en paz, y seguiremos viendo actos Islamófobos, como lo es, para la gran mayoría de los Islamistas, la portada de hoy de Charli Hebdon. Y mientras no estemos todas las personas de bien, ya sean católicos, judíos, musulmanes, blancos, negros....unidos, en el respeto en la concordia y la tolerancia, nunca terminaremos con los únicos malos de todo esto... los terroristas. Y sintiéndolo mucho, la portada de hoy, no une, si no todo lo contrario. Pedir el derecho a blasfemar, es como pedir el derecho a agredir, porque cuando blasfeman contra mi Fe, me siento agredido profundamente....Debemos hacérnoslo mirar muy bien. De nuevo, expresar mi pésame a todas y cada una de las víctimas de Francia, porque por desgracia, podríamos haber sido y podremos ser cualquiera de nosotros. Un abrazo.

lunes, 12 de enero de 2015

.... PERO YO NO SOY CHARLIE




Hola a todos. Se que el título hoy en día no es muy políticamente correcto... pero yo no soy Charlie. Vaya por delante que nada ni nadie puede justificar el vil asesinato de un ser humano... pero yo no soy Charlie. También sabed que estoy a favor de la libertad de expresión.... pero yo no soy Charlie. Mi apoyo y mi pésame a todas las víctimas de estos tres asesinos sin escrúpulos... pero yo no soy Charlie. Mi apoyo a toda la sociedad Francesa que han sufrido días de angustia por culpa del terrorismo.... pero yo no soy Charlie. Mi apoyo a las manifestaciones y a los manifestantes que ayer se dieron cita en París, en otras ciudades de Francia y Europa... pero yo no soy Charlie. Mi reconocimiento a las fuerzas de seguridad francesas que han actuado de forma profesional e intentado salvaguardar las víctimas de los rehenes... pero yo no soy Charlie. Soy de la libertad, de la paz, de la unidad de todos, de la convivencia de razas, culturas y religiones, del respeto a la vida humana, y sobre todo, soy de LA VIDA.... pero no soy Charlie. Estos días Occidente ha sido golpeada por el injustificado y por el cruel terrorismo en uno de sus corazones, en Paris, capital de la Igualdad, Fraternidad y Libertad, y todos hemos vivido con angustia como se sucedían los acontecimientos que mantenían en vilo a los franceses, y a toda Europa. Todos deseábamos y ansiábamos que terminase lo mejor posible, porque el daño ya estaba hecho. Estaba hecho, porque la sangre de doce inocentes teñían de rojo el suelo de una editorial, al igual que yacía en el suelo el cadáver de una joven policía que simplemente había acudido a un accidente de tráfico, encontrándose con la muerte en forma de cobarde asesino que se justificaba bajo la bandera del Islam, esto no es islam, es terrorismo, nada más. Un ser humano vale lo mismo sea quien sea, diga lo que diga, haga lo que haga, escriba lo que escriba, piense lo que piense y crea lo que crea. Todas valen lo mismo, no hay mayor tragedia en la muerte de un periodista, que en la muerte de un policía, que en la muerte de un civil que simplemente estaba en el sitio equivocado a la hora equivocada. Por eso yo no soy Charlie, pero si soy de cada uno de las doce personas, doce seres humanos que fueron acribillados y ejecutados cruelmente, cobardemente e injustificadamente, al igual que soy de la joven policía y de las cuatro víctimas del supermercado judío. ¿Por qué no soy Charlie?, pues porque nada tiene que ver conmigo esa publicación. Al igual que otras tantas, que bajo la bandera de la libertad de expresión pueden atacar sin contemplaciones a las creencias más profundas de católicos, judíos, musulmanes... Aquí tenemos en España un claro ejemplo, la revista satírica el Jueves, no se cansa número tras número en arremeter contra las creencias de la gente, es más, no se si ahora persigue, pero tenían una viñeta en cada número llamada el Niño Dios, donde hacían burla de Jesús constantemente. Sin hacer mención a las parodias de Papas, Obispos, Santos o la Virgen María. Los católicos sabemos lo que es sentirnos menospreciados e insultados en cuestiones de Fe por estas revistas, pero a pesar de esto, jamás serán justificables los ataques e insultos por estas cuestiones y mucho menos asesinatos. No puedo, como católico apoyar a esta revista que me insulta y falta al respeto en algo tan íntimo y personal como mi Fe, pero si apoyo a cada una de las víctimas. Esto también debería hacernos replantear nuestra  libertad de expresión, ¿donde debe terminar?. Porque, imaginaros, blogs o publicaciones titulados así: "Las mujeres son inferiores.blogespot.com", "Sexoconmenoresmuchomejor.com", "Lasfeministasalahogera.es", "Plagadegays,org".... ¿cuánto creéis que durarían abiertas?, quien sería que defendiese la libertad de expresión a decir lo que uno quiera, incluso esto. O que apareciesen publicaciones en contra de las víctimas, donde se mofasen de ellas.... nadie lo entendería, pero para ciertas cosas si, y eso creo, que deberíamos hacérnoslo mirar muy seriamente.

Solo espero, que al igual que Occidente, con sus gobernantes a la cabeza encabezan macromanifestaciones en pro de la libertad y de la paz, se acuerden, que la libertad de expresión no termina en Occidente, que también hay que defender la libertad de credo en países como Irak, Siria, Afganistan donde por querer ejercer la libertad de su Fe están siendo masacrados y exterminados, que Occidente no se convierta en la Alemania, que nada veía, nada oía o nada sabía de la época del Nazismo. También que se acuerden del mayor atentado en Nigeria con más de 2000 muertos, ocurrido en estos días, o la utilización de niñas bomba, que casi nada se habla de ellos. Debemos concienciarnos de que los Occidentales no tenemos más derechos que otros países a poder ejercer sus derechos de expresión, de creencia, de pensamientos.... y sobre todo el derecho a VIVIR, a que no te maten.

Mi mayor repulsa a los que matan en nombre de Dios o de una religión, ningún Dios puede querer que un ser humano mate a otro ser humano, no hay justificación alguna. Mi respeto y pésame a los asesinados y a sus familias. Y mi mayor deseo de que no vuelva a ocurrir, ni en nuestro Occidente, ni en ninguna otra parte. Yo no soy de Charlie, pero si soy de ellos:

Stéphane Charbonnier, "Charb"

Jean Cabut, "Cabu"

Georges Wolinski

Bernard Verlhac, "Tignous"

 Philippe Honoré, "Honoré"

Elsa Cayat

 Bernard Maris, "Tío Bernard"

 Mustapha Ourrad

 Fréderic Boisseau,

 Michel Renaud

Frank Brinsolaro

Ahmed Merabet


Y también de los cuatro fallecidos en el restaurante y de la

 jóven policía asesinada. A todos ellos una oración y 

Descansen en Paz.

Un abrazo