martes, 19 de agosto de 2014

ECHARSE AL LADO....COMO PASAN LOS AÑOS





Hola a todos. Primero de todo, vaya por delante, mis disculpas por el casi total abandono de mis blogs y de vuestros blogs. Deciros que sigo de baja por culpa de esta rodilla, pero en fin, que todos los males sean estos. Debido a mi estado inoperativo, y a la prohibición de salir de mi territorio este veranito lo hemos pasado en Coruña. El mes de Agosto en Coruña, como en otros muchos sitios de Galicia y España son las fiestas grandes. Un mes repleto de actividades para con y para sin niños. Entre tantas historias' aprovechamos, para asistir a algunos conciertos de la plaza de Maria Pita. Hemos tenido un poco de todo, pero hoy me quiero centrar en uno en concreto. Se trata del espectáculo de Daño Martín, ese chaval (ya no tan chaval) de cejarota y de tono de voz de un porrero 24 horas. Pues bien, allí estaba yo como casi todos los hombres de pelo en pecho que pululábamos por la plaza.....para acompañar a nuestras respectivas mujeres, novias, hijas, amigas y demases. Cierto es, que alguno habría deseoso de estar ahí, y también es de justicia que no es fácil ver un artista dando un concierto de dos horas y pico, y claro, para sus fans, genial, pero para los acompañantes duro, muuuy duro. Pero el problema no fueron esas dos horas escuchando los grande éxitos de un cantante de voz cansina, totalmente desconocidas para mi.....no que va. El verdadero problema fue que una niña, una auténtica niña me volvió a mi cruda realidad. Ese día, que además coincidía con mi trigésimo séptimo cumpleaños, me di cuenta, o más bien me dieron cuenta, que los años pasan,  y muy rapidito. Hace poco era yo, el que saltaba y gritaba en mis conciertos, el que alzaba los brazos y gritaba cada pieza.....pero ya no era yo el que hacia eso, ya no. Ahí estaba yo, totalmente perdido en un baño de jovencitos y joven citas, agarrado a mi mujer deseando que no me soltara y perderme y caer en manos de hordas de jóvenes deseosos de ocupar mi medio metro cuadrado de plaza. Pero por si la sensación de fuera de sitio no llegara' las niñas de mi espalda remataron la faena. La de detrás de mi mujer saltaba, gritaba manos al aire. La de detrás mía notaba que quería pero no podía, hasta que en un momento pude oír por qué permanecía tan parada, ante la pregunta de su amiga la respuesta fue como un torpedo en mi línea de floración.... "Yo no puedo porque tengo una persona mayor delante....". Yo... Yo... Yo.... Una persona mayor?..... Con mis 37 recién cumplidos..... Pero que se cree esa niñata, no ves que podría ser su padre, es que si fue su padre ya no iba a estar ahí, sola con una amiga....de eso nada, y así gritándome  al oído.... Que hay que cuidar los oídos!!, que no hombre que no, que no puede ser, esta juventud lo quiere y lo tiene todo.... Si trabajarais, otro gallo cantaría.... Cuanta razón tenía mi padre..... Ay Dios mio....es verdad.... Ya no soy un jovencito. Por si fuera pequeño el collejon recibido por detrás cuando consiguieron pasarnos delante, y ya en la cara remató la faena con "ya me libré del señor"..... Señor, ahora señor.... En fin por no esperarla tercera, queda saber que era lo tuve claro, échate a un lado, que vienen otros, y vamos a buscar a los niños, que uno, ya no está para estos trotes, pero al mirar y buscar a mi mujer me di cuenta y la vi bailar y saltar pidiendo otra muerta de risa, no es cuestión de edad....si no de gustar.....o eso quiero pensar y creer yo. Lo importante es que mi mujer lo pasó bien, que lo estamos pasando bien a pesar de la pata y que espero que lo esteis pasando bien todos vosotros. OS deseo que sigáis con un buen verano. Aquí se despide un "joven señor". Un abrazo.

sábado, 5 de julio de 2014

FAUNA INFANTIL




Hola a todos. desde que nuestro querido Walt Disney decidió poner al timón de un pequeño barco de madera, a vapor, a un ratón de más de un metro con pantalones rojos, el mundo animal, ya nunca fue lo mismo para niños y adultos. Intentando borrar de nuestra mente, si nos encontráramos por la calle a semejante espécimen, dudo que ningún adulto,, en su sano juicio se abalanzara a sus brazos del tan querido ratoncillo. Pero los niños son otra cosa, otro mundo, otra mente, otra imaginación, otra inocencia, otro de todo. Resulta, que estos días, hemos estado pasando intermitente-mente estancias en el campo, alternando, el mundo urbanita con jornadas camperas asilvestradas. El mundo del campo es una maravilla, y más, cuando puedes pasar tardes bajo la sombra de una camelia viendo como los peques, saltan, juegan, gritan, dan pelotazos, se divierten, se pelean sin el más mínimo miedo a que ningún vecino de abajo, termine aporreándote el suelo a bastonazos. Barra libre de desenfreno controlado. Estamos intentando que la mayor se lance al mundo de las dos ruedas, bueno, dos ruedas más dos ruedines, y la cosa no va por mal camino. Pero volviendo al mundo animal, los niños son los que mandan, y si encima es cuestión de imaginación solo tiene un rival..... el hermano. Vaya por delante que para ellos abeja es el animal con pincho en el culo que si te pica, como una vez a papá, produce grandes dolores y un enorme moratón, es tanto ese insecto volador, como aquel animal lanudo que come hierba en los campos, así que, lo mejor es esperar a que acaben la historia para saber de que tipo de abeja se trata, especialmente cuando dicen que hay una abeja dentro del coche. Después también están los animales nocturnos, como murcigalos murciégalas, que son adorables animales voladores nocturnos de ojos grandes. Por su puesto, aquí entra también "Paquito el Loquito", un vampido güeno que es el mejor amigo de mi hijo pequeño, que lo ve en casa, pero que es güüüeeeeno. Visita obligada, es saludar a la murciégala amiga de campanilla. Si, se lo que pensáis, murciégala suena igual que el murcíegalo, pero esta vez, se trata, de una hermosa luciérnaga, y como luciérnaga solo hay una, y es la amiga de campanilla, pues eso, cada vez que salimos de casa a la nocheciña, allí nos esperaba chispitas iluminando el camino hacia el coche. Pero sin dudas, en estos días de asueto, el rey animal, no es el león, que va, es el jabalí. De oídas oyeron que un animal llamado jabalí, entraba en la huerta a ponerse las botas a cuenta del trabajo ajeno. Así que su imaginación, ayudada por esas sesiones de dibus de animales hicieron el resto. Jabalí: Dícese del animal que solo sale por las noches y duerme por el día, y que se alimenta de las patatas del abuelo, que si ven a los niños le van a chupar y oler las manos. También es aquel animal, mejor amigo de muchos niños, que se ha visto en plena noche con una manta gris para dormir a la espalda para que no le coja el frío. También es aquel animal, que se ha visto en plena noche y en plena habitación, que le chupó la mano, pero no le hizo nada, porque era güüüeeeeno. También lo han visto en plena noche, montado en trenes, coches y camiones, durmiendo, nadando..... es decir, que jabalí, puede ser lo que conocemos los adultos, o también, todo lo que la imaginación le dé a un niño, porque cada día es algo nuevo. ¿Y que decir de las babosas?, pues que para la mayor son unas cosas grises oscuras que echan baba y asquerosas, y para el pequeño, animalitos, que pueden ser rosas y de colores, que su mejor amiga babosa no echa babas, que le persigue, le huele la mano y se la chupa, pero que no hace nada porque es güüüeeena. Todas las cosas son como son, según el prisma del que se mire, y para prismas, el de los niños. Lo que tenemos claro, es que seguiremos repartiendo los días entre campo y ciudad, que da mucho juego. Espero que estéis pasando un buen verano y que seáis güüüüeeeenos. Un abrazo.   

   (chispitas....amiga de campanilla)

miércoles, 4 de junio de 2014

CUANDO SEAS PADRE LO ENTENDERÁS (CAP 1)




Hola a todos. Tuve la suerte de criarme en una familia numerosa de cinco hermanos. Ser tantos hermanos tiene cosas muy muy buenas, pero, en contra partida, también tiene ciertas desventajas o contratiempos que se deben resolver con diplomacia, generosidad, armonía, buen hacer, buena educación, felicidad o, en casos, yo llegué primero, yo me lo pido. Podríamos pensar que este último aspecto de velocidad, es cuestión de los más pequeños de la casa, pero en momentos de máxima necesidad, hasta el más adulto, el más educado, el más generoso y el más feliciano de la vida, lucha por poner la bandera de primer conquistador cueste lo que cueste. Y lo se de buena tinta porque en mi casa éramos cinco niños y dos padres, por lo tanto siete en casa.... y un solo baño. Claro que entre familia todo debe ser armónico, pero tratándose de tus únicos cinco minutos del día a solas, el intentar ser el primero en posar sus posaderas en el trono real, pues creo que es un instinto inherente en el ser humano. No es que hubiese peleas, pero sabías, que una vez pillado asiento tendrías a lo sumo cinco minutejos sin escuchar un toc toc en la puerta, o veías como se empezaba a girar la manilla de la puerta, o escuchabas desde el otro lado la tan maldita pregunta...¿cuanto tiempo llevas ahí dentro? o ¿cúanto te queda?.... partiendo que un niño que apenas levanta metro del suelo no suele llevar reloj en la mano para cronometrarse en tus happy minutes, pues si que era un pequeño incordio tal pregunta, pues sabías que llevabas las de perder ante el poseedor del reloj, que estaba agazapado a la espera del codiciado sillón. Si encima, pertenecías al escalón más bajo de la cadena alimenticia de la casa, como era mi caso, pues los abusos de poder de los otros conquistadores eran más evidentes y crueles. Así que, cuando conseguías tomar asiento, y creías que podrías estar relajado en tus quehaceres, ya sea leyendo cuanto envase de jabones, champús y geles había en el entorno. A veces, podrías tener la suerte de que alguien se hubiese olvidado de alguna lectura más interesante, pero que va, tu mirada y atención estaban clavadas en el picaporte, y la angustia no te permitía el disfrutar hasta que te quedasen las piernas dormidas. Así que, coger sitio era una odisea, estar el suficiente tiempo, misión imposible, y disfrutarlo, una utopía. Con el tiempo, y gracias a la emigración de hermanos a universidades lejanas, en residencias lejanas, con baños para cada dos residentes, todos en mi familia nos dimos cuenta, de lo gustoso que es poseer de cinco a diez minutos de tranquilidad escatológica. Con el tiempo, fuimos consiguiendo, y de forma casi automática, fuimos adaptando nuestros horarios, de forma que, todos pudiésemos pillar el toilete lo más fresquito posible. Ahora, que estoy casado, dos hijos y dos baños, increiblemente, volvemos a lo mismo. Da igual, cúando, dónde y para qué, siempre que intento posarme en el nido, algún pequeño necesita ir al baño..."Vete al otro"...."está mamá....o mi hermana...o mi hermano...".....vaaaale, ahora salgo.... ¡¡Que tiempos cuando llevaban pañales y podían hacer a gusto lo que quisieran dónde quisieran!!!....ahora no, ahora reclaman lo que de pequeño reclamaba este menda lerenda (muy de los 90). Esto me trae recuerdos, recuerdos que ahora son realmente bonitos y que le hacen a uno pensar lo que realmente es ser familia. Pero hay un detalle que nunca había vivido en mis carnes. Resulta, que ayer decidí tomarme mi ratito inodórico relajante. Todo estaba tranquilo....hasta que... empecé a oir a lo lejos.... "Papá papá papá papá!!!!", no me reclamaban, eran cánticos de ánimos, decían  "Vamos papá...que eres el mejor", volvían a cantar "papá papá oe oe oe!!".... Pero que es eso? ¿qué pensarán mis hijos que estoy haciendo? y ¿por qué creían que necesitaba de sus ánimos y arengas". Estaba desconcertado, extrañado, pero sus cánticos cada vez eran mayores.... no sé, pensarán que les pasa algo a papá y me dan su apoyo, que buenos son...pero claro, pierdo la concentración, así no hay quién pueda, me estoy poniendo nervioso. Ellos siguen dándolo todo "papá oeoeoeoeoeeee".... no puedo más, es más, ya no puedo. Así que decido salir, después de higienizarme como es debido, claro... y cuando salgo....los veo, ahí estaban los dos, sin inmutarse, sin hacerme caso.... jugando a papás y mamás.... papá  (mi hijo) acababa de ganar una carrera de coches con Rayo McQueen, no era por mi, nada tenía que ver yo, ni si quiera se habían enterado de que había entrado, me había sentado o había salido, estaban absortos en su juego, y ahí me di cuenta, una vez más, de la sabía frase "lo entenderás cuando seas padre", y así mi padre lo tenía que vivir multiplicado por dos y medio, incluso para lo más básico, una familia, está eternamente unida, aunque sea, para no disfrutar de tus cinco minutejos de gloria. Supongo que algún día podré ir tranquilo, pasar tanto tiempo que se me duerman las piernas, pero cuando llegue ese momento, me daré cuenta, de lo mucho que los echaré de menos. Cuando mis pequeños estén buscando una residencia con baño individual, o piso con sus futuros esposos esposas con tres baños.... yo y su madre, esperaremos a que alguien llame a la puerta, a qué alguien te pregunte cuanto tiempo llevas, o si te queda mucho, o simplemente, que el picaporte empiece a girar.... pero hasta que eso llegue, y esperemos que sea dentro de mucho... seguiremos disfrutando de no poder "disfrutar". Un abrazo.

lunes, 2 de junio de 2014

HOY COCINAMOS NOSOTROS..... FRITOS

                                 

Hola a todos. Permitidme la osadía de comenzar un nuevo espacio en mi blog. ¿De qué se trata?, pues muy sencillo, un espacio de cocina. ¿Que tipo de cocina?, pues una cocina  simple, fácil de hacer, sabrosa y dirigida especialmente para estos tiempos de crisis. Una cocina para la familia y por la familia.Vamos a intentar a hacer menús para la crisis, y especialmente para que cualquier hombre, por torpe que sea con las cazuelas y sartenes, tenga escusa para no ponerse manos a la masa. Deciros de antemano, que no soy un gran cocinero de nouvelle coucinne.... o como se diga, pero que con el tiempo, he ido aprendiendo cosillas simples que puede hacer cualquiera. ¿y cómo estrenarme?, pues con una receta de mi madre, de toda la vida. Criar a cinco hijos no es siempre fácil, e innovar, tampoco para una persona que tiene las 25 horas del día ocupada. Pero en ocasiones, más que el estudio y la preparación, vale bien la imaginación y explotar al máximo los recursos. Eso si, partiendo que mi madre era una gran cocinera, espero no quedar en ridículo y hacerlo de la forma más digna. Comencemos.

En muchas ocasiones repetir plato es complicado, especialmente con niños, y especialmente si de primeras no han tenido el éxito deseado. Como os decía antes, no estamos en tiempos de tirar nada, nunca debemos tirar nada de comida, pero hoy en día mucho menos. Así que vamos a hacer los FRITOS. Para eso vamos a necesitar:

1- Sobras del día anterior (o de la mañana)
2- Leche (según cantidad de sobras)
3- Harina (idem de lo mismo, según las cantidades)
4- Sal
5- Aceite para freír
6- Y nada más.

Yo voy a utilizar unas sobras de fiddeuá con pollo.




Separamos el pollo de la pasta. En caso de tener hueso, separamos la carne. Esto es importante, porque usaremos la batidora hoy, e intentaremos usarla también otro día.





Unimos de nuevo pasta y carne y añadimos leche. Nos aseguramos que la batidora está enchufada, y con paciencia comenzamos a batir todo.

         


Amasamos hasta que quede una masa más o menos de la consistencia de una crema.Ahora echadle sal. Cuanto más batido mejor.


Ahora vamos añadiendo harina hasta hacer una masa bien sólida, como una masa para hacer rosquillas. Vamos añadiendo poco a poco y removiendo con unas varillas. Una vez que tengamos una masa lo suficientemente sólida, calentamos aceite en una sartén y comenzamos a freír.

         

 Vamos emplatando, si queréis, podéis usar papel de cocina para escurrirles el aceite. Presentamos y servimos.



Pues así de simple. Hemos convertido un fiddeuá en una especie de masa frita super esponjosa. Y por cierto, los niños se lo han comido todos todos. Espero que os haya gustado y que si queréis, probéis a hacerlo. Se puede hacer con todo tipo de pasta y arroces.



             






Un abrazo.